Cuando estas dispuesto a oír y abandonarte al amor del universo simplemente fluyes. Hoy me comparten este video, gracias a Gabriel Díaz desde España, simplemente toco directo al corazón.

Todo cambio nace cuando deseas cambiar y empieza cuando haces la toma de consciencia, 100% coherencia, 100% sabiduría, 100% amor.

Gracias RunbenGuo por realizarlo, crearlo y compartirlo

http://www.runbenguo.com
https://www.facebook.com/runbenguo
https://instagram.com/ruben_j_r
https://twitter.com/runbenguo @runbenguo

He transcrito el texto completo del video:

Muchas veces, no sabemos por qué hacemos lo que hacemos, caminamos en piloto automático, perdidos en la maraña de pensamientos que nos impiden ver el paisaje y nuestra vida.

Incluso si estamos haciendo lo que más no gusta, a veces no sabemos porque nos llena tanto, porque no podemos parar. Esto me ocurría a mí, no sabía porque me sentía tan atraído a salir a la naturaleza, retratarla y compartirla, una y otra vez. Y no me valía con salir y contemplarla, sino que tenía que compartirla, mostrar a los demás aquello tan increíble, tan bello.

Y a veces llegaba a agobiarme sentía ansiedad si no lo hacía, como si perdiera el tiempo. Y ahora después de años creo entender un poco más de donde surgía este impulso, porque creo que no era yo, no era mi ego, no eran mis vacíos, mis anhelos o mis propias necesidades, era la propia naturaleza que entraba en mí y me susurraba: “no te preocupes es sencillo, tu propósito, al menos ahora, es conectar contigo mismo, con los árboles, con el agua, con el aire, con el sol, con los elementales y aumentar tu conciencia sobre ti mismo, sobre la tierra y sobre los demás”….  y compartirlo, porque esa es la gran causa de enfermedad de la humanidad, ese es el motivo de las heridas que crea el hombre en su propia casa y a sus propios hermanos, esa desconexión, esa falta de conciencia es lo que convierte al hombre en un robot que destroza lo que toca sin ser consciente de ello.

Y no pasa nada, todo está bien. Pero las acciones, tienen resultados, y la inactividad, también.

Este es un momento clave, y si no cambiamos nuestra conciencia, el robot se acabará destruyendo a sí mismo.

Parece complicado, pero es sencillo, solo debes parar, mirar y ser consciente. Consciente de lo que piensas, de lo que sientes, de lo que comes, de lo que dices. Consciente de que la Tierra es el hogar que se nos presta, y de que según lo tratemos, así nos tratamos a nosotros mismos. Qué según tratemos a sus seres vivos, así nos tratamos a nosotros mismos y de que, aunque, lo parezca no estamos separados, de nadie. El sufrimiento de uno es el sufrimiento de todos. La alegría, la tristeza, los logros, los problemas, todos en el mismo hogar, bajo el mismo techo comparten lo mismo. Porque somos pequeñas células del mismo organismo, del gran cuerpo, del planeta, y lo que le ocurre a uno le ocurre a los otros.

Si uno despierta su conciencia, su hermano lo hará y a la vez el hermano de este.

Por tanto, no necesitamos a un salvador, si no que cada uno puede crear esta nueva vibración contagiosa, ahora mismo. Es posible y está ocurriendo, solo podemos influir para aumentarla o para frenarla. Es decisión de cada uno, para que no nos convirtamos en otra civilización más, que acabo auto destruyéndose y de la cual solo se pueden visitar, las ruinas.

Es decisión de cada uno, y de todos a la vez, escuchar este mensaje, interiorizarlo y compartirlo.

El cambio no puede llegar desde el exterior, sino desde cada uno de los individuos que componen el todo. Conviértete en ese cambio, sé una fuente de conciencia y difunde esa semilla, simplemente siendo consciente.

RubenGuo