Yo soy de una generación que creció con la incertidumbre….. la incertidumbre de vivir. En 1989, tenia 19 años cuando fue asesinado Luis Carlos Galán, ese momento es uno de las pocas veces que vi llorar a mi papá en publico. A los pocos días marche con miles más de jovenes universitarios como protesta simbólica por la muerte de Galán, hubo años de zozobra cuando explotaban los carros bomba y por cuestiones de minutos uno pensaba “pude haber sido yo“.

En diciembre de 1993 me enteré de la muerte de Escobar, tenía 23 años, recuerdo muy bien ese día. Estaba en un centro comercial y las personas a mí alrededor estaban extasiadas y ansiosas, recuerdo que le pregunte a una señora que pasaba y me dijo  ” mijo !!! Mataron a Escobar !!“.. mi primera reacción fue “ %&%/&%/& no lo puedo creer” si eche un madrazooo (groseria) bien “echada” y me alegre, vi a un par de oficiales de policia corri hacia ellos y les dije “los felicito a Uds y lo que representan” , luego me fui corriendo a mi casa a contarselo a mis papás.

Hoy en día analizando esto, te soy sincero, me avergonzaria de esta repuesta emocional, hoy entiendo un poco más y digamos tengo otra visión de la vida, alegrarse por la muerte de una persona, no lo sé …. no es algo que tan instintivamente haria.

Colombia es un país de una historia compleja, en muchos escenarios y momentos surge lo peor de la humanidad, pero esto mismo, pienso, nos ha llevado a no seguir el ciclo y buscar lo mejor de la humanidad. Soy un enomorado de mi país, de los paisajes, de la diversidad, de su música y de su gente,  aún creo en este país, muchos de mis mejores amigos ya no estan acá, la mayoría viven fuera del país, no sé de pronto en unos años siga acá o no, pero este fúe el país que me dio la vida y por algo tuve que nacer acá.

Como dicen los sabios “Es bueno conocer la historia,  por dolorosa que sea, para no repetir los mismos errores

http://youtu.be/IBp6wSQ_0_s

Colombia es un país de contrastes …pero igual de bellas oportunidades